Wine

Si estás buscando un sistema operativo que ofrezca lo mejor, nada comparable a Linux.

Muchas de las ventajas de este sistema están explicadas aquí, en “¿Es Linux adecuado para ti?”, por lo que nos saltaremos este paso.
Pero si procedemos de Windows, o queremos usar alguna aplicación de ese sistema, existen métodos para conseguirlo:

Hay una aplicación llamada Wine que te permite usar software de Windows dentro de Linux. Lo que hace especial a Wine es el hecho de que no es un entorno virtual tradicional, haciendo posible usar estas aplicaciones tal y como hace Windows, pero sin gastar muchos recursos. Por desgracia, no todas funcionan con Wine, y si lo hacen, es posible que no funcionen igual que en Windows.

Wine, que fue creado en 1993, es un acrónimo recursivo de “Wine Is Not an Emulator (Wine No Es un Emulador)”, pero eso no es del todo cierto. En lugar de actuar como un emulador, implementa una capa de compatibilidad, proporcionando alternativas. El proyecto Wine ha encontrado muchas dificultades, al tener una documentación incompleta y errónea de la API de windows. Por ese motivo, después de 15 años de desarollo, Wine 1.0, primera versión estable, fue lanzada a mediados del 2008.

Para este “tutorial” o guía, instalaremos el famoso “World of Warcraft” en un Ubuntu 9.10. A causa de esto, esta guía puede encontrarse obsoleta. Actualmente ya está obsoleto, pero podría servirnos de guía en el caso de versiones anteriores, o ausencia del mismo en versiones actuales.

Una vez Ubuntu está instalado, existe la posibilidad de que no todos los componentes hardware, cuenten con sus adecuados rivers. Necesitarás comprobarlo manualmente desde la utilidad de Drivers de Hardware (Sistema > Administración > Hardware Drivers). Esta herramienta te listará todos los componentes que necesiten drivers propietarios, y solo necesitas instalarlos o activarlos.

El siguiente paso es instalar Wine. Puedes hacerlo mediante el Centro de Software Ubuntu (Aplicaciones >Centro de Software Ubuntu). Y aquí, seleccionas “Obtener Software Gratuito”, para buscar Wine. Tras un minuto o menos de instalación, ya tenemos Wine en nuestro sistema. En este caso en particular, se eligió y se usó una beta de Wine, que podría provocar algunos fallos.

Ahora toca instalar “World of Warcraft”. El método para Windows es copiar la carpeta del juego en el ordenador. Esto se hace porque la instalación el juego desde scratch puede durar horas, entre todas las actualizaciones y los 20GB de espacio que necesita. De todos modos, con Linux no podrás instalar “WoW” desde scratch.

A causa de que el juego no ha sido instalado desde scratch, no se puede lanzar desde el menú de inicio de Wine. El truco está en iniciarlo de este modo: clic derecho sobre el archivo Wow.exe, y seleccionar “Abrir con Wine Windows Program Loader”. Si no funciona, prueba a hacer doble clic.

Y eso es todo, el juego carga y funciona como en Windows. En pantalla completa, usando add-ons, etc. El espectáculo ha sido un éxito, o al menos se espera que lo sea si se consigue.
Es una experiencia interesante, el realizar esta instalación. Si hay problemas, pueden solucionarse reinstalando Wine, si se da el caso de usar una beta. Más novedosa, pero también inestable.
Otras aplicaciones, como QuickTime y iTunes, también pueden funcionar en el sistema, pero quizás no del modo esperado.

Nota del traductor: Espero que sea útil. Nunca he usado Wine, pero esta guía lo muestra de una forma sencilla, que no debería dar demasiados problemas.
Suerte en la aventura.

Fuente: CNET

SeeU!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s