Realidad vs ficción

Juntos creamos una nueva red donde la información era libre y gratuita

Todavía sentía la velocidad de la carretera en su cuerpo, la adrenalina. Pronto había llegado a la gigantesca puerta del área segura. Adentrarse no era un problema, menos aún cuando la junta estaba reunida para la esplendorosa noticia. Todos estaban expectantes ante las noticias que Richard Mackey.

– Estamos listos para el lanzamiento de la duodécima versión de nuestro sistema operativo. ¡Todo listo para el lanzamiento de ENCOM OS-12!

Los allí reunidos rompieron en aplausos, mientras el intruso se deslizaba sin ser percibido por nadie.

– Disculpa… – interrumpió uno de los presentes.
– ¡¿Sí, Alan?! – contestó Mackey, irritado por la intervención.
– Dados los precios que cobramos a estudiantes y colegios, ¿qué mejoras se han introducido en el ENCOM OS-12?
– … Hemos puesto un 12 en la caja.

Las risas se hicieron dueñas del lugar. Mientras, alguien se introducía silenciosamente en el CPD. Conectó un pequeño dispositivo conectado a la red, y pronto comenzó a buscar uno de los ficheros más codiciados del mundo en aquellos instantes.
Pero aún no estaba todo dicho:

– El ENCOM OS-12 es el sistema operativo más seguro creado jamás. La idea de compartir nuestro software… Regalarlo… Desapareció con Kevin Flynn – intervino Edward Dillinger Junior, el jefe de diseño de software de la empresa.

Alan guardó silencio, ante aquel argumento. Que hería y que destruía todo por lo que había luchado. Pero la reunión seguía, encabezada por Mackey. Todo listo, preparado.

– ¡Os presento… nuestro pasaje al éxito!

Y entonces… La pantalla muestra una estrambótica imagen de un perro ladrando, en un cíclico vídeo, a los pocos minutos de emitir en directo. Las terminales que solucionarían el problema no responden, el sistema operativo no aparece por ninguna parte. El caos comienza a reinar.

– ¿¿Sabe alguien dónde está el maldito programa??
– Yo lo sé. En Internet. – respondió Alan, que creía saber lo que estaba pasando.

Y además, poco conforme con las políticas que la empresa había tomado con el paso de los años, mostró en una tablet con satisfacción una sorprendente imagen. Miles y miles de usuarios descargando el sistema operativo de forma gratuita y libre.
El intruso que había logrado aquella hazaña y también delito, busca cualquier manera de huir.

Sam Flynn se convirtió entonces, cuando comprendí la magnitud de lo que había hecho, en uno de mis héroes.

Microsoft, ¿eres tú?

Más adelante me gustaría hacer una reseña sobre la película  TRON: Legacy, en mi rincón habitual: Next Stop. Allí tengo un escrito de algo que puede llevarse al mundo de TRON, en este enlace. Pero mientras, me gustaría compartir esta pequeña transcripción del principio de la misma.

Tiene un spoiler, pero nada que a estas alturas no se conozca. Hemos tenido tiempo para ver la película, ¡por el amor de Tux!

Una proeza realizada por Sam Flynn. Que es ofrecer ese material obedeciendo a sus orígenes, a su principal finalidad. Ser leal a unos principios tiene un alto precio. Ser calificado de estúpido por no aprovecharte de la situación. De ser un delincuente, si ofreces algo que es legítimamente libre, pero que no se representa como tal.

Si Sam Flynn existiese realmente, y cumpliese con lo que se dicta en la película… Si los ideales de Kevin Flynn se sumasen a los que existen actualmente, con la fuerza de la original ENCOM… ¿Cómo sería nuestro mundo?

seeU!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s