¿Imitación o comprensión?

En las últimas semanas me enfrento a un debate interno, que no me atrevo a exponer en público por miedo al escepticismo.
Es una ardua tarea que nos llevará mucho tiempo, mucho esfuerzo y en el que ya tenemos una fecha límite.
Las prisas van llegando, los nervios todavía no, aunque no tardarán.
No convencida con el método que se estaba utilizando, propuse tomarlo de otro modo aunque se escapara de mi comprensión. Es decir, no dominaba el método, pero estaba dispuesta a sumergirme en él con tal de obtener mejores resultados, mayor precisión. Mayor satisfacción personal.

Y ahí entra el debate.
Método inicial: imitación.
Método propuesto: comprensión.

Todos aprendemos por imitación, la primera vez que tratamos con algo desconocido.
Es un elemento necesario. Pero llega un momento en el que debe abandonarse. Y quizás yo tenga prisa o exija mucho más para el proyecto, pero… tal vez sea el momento.

Podemos empezar a caminar con paso más firme nuestro propio camino que seguir las pisadas de otro, observar cada movimiento para no caernos.
Experimentar, aprender, desarrollar. Ese es mi objetivo.

Un objetivo inmenso, que se nos viene grande, desde luego. Pero merece la pena intentarlo.

seeU!

Anuncios

One thought on “¿Imitación o comprensión?

  1. Comprensión, siempre.
    Y no hay que confundir imitación con lo que se hace cuando estas empezando a aprender algo. Eso no es imitación, es aprendizaje por observación/repetición. Si lo vieramos como imitación, nuestra vida es una sucesión de imitaciones.
    Sólo es imitación cuando lo copias como si fueras un mono de feria y no entiendes lo que estás haciendo. Simplemente lo copias. O cuando tu única aspiración es esa: hacer una mera copia, lo más fiel posible y sin desviarte. Es cierto que algunos “enseñan” así: haciendo que simplemente copies cosas como si fueras una fotocopiadora. Y eso… bueno, tampoco hay que confundir eso con enseñar. Eso lo que es es alguien que no debería de ostentar el título de maestro, porque lo deshonra. Hay muchos “profesionales” así.

    Eso sí… no se pueden hacer milagros. Si el plazo límite es muy apretado, hay que tomar medidas desesperadas. Y alguien que pone unos plazos demasiado rigurosos no se merece el mismo mimo que alguien que sabe que algo bien hecho requiere su tiempo justo. Ni mucho, ni poco. Su tiempo justo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s