Videojuegos de mi infancia

En los últimos meses me vienen flashes, recuerdos de mi infancia que me sacan una sonrisa involuntaria. En concreto, junto con mis hermanos, sobre videojuegos.
Videojuegos sobre los que apenas ya nadie se acordará, pero que fueron toda una aventura para mí.

Road Rush
Una locura de juego. Carreras de motos en las que el caos y la violencia imperaban. Con unos gráficos algo cutrones, podías embestir a los que cruzaban la carretera  (sin que hubiera paso de cebra, ¡ojo!).
Podías elegir a tu piloto, golpear a tus contrincantes y robar sus armas (bates de baseball, cadenas…). ¡Todo sea por la victoria!
Porque en cualquier momento podrían tirarte de la moto…

Aunque varias veces me tiré adrede e hice la carrera CORRIENDO. Las consecuencias del aburrimiento.

Populous: The Beginnig
La tercera parte del predecesor de la famosísima saga Age of Empires.
Para los escépticos: la primera entrega, lanzada en1989, mientras que AoE llegaría en 1997.
Tribus prehistóricas enfrentadas por el beneplácito de los extraterrestres dioses. Guiados por la Chamán, el pueblo sobrevive a la ira de lo sobrenatural.
Construye, crea tu ejército y conquista sin dejar supervivientes.

Spyro
El pequeño dragón púrpura que está es llevado a salvar a sus congéneres, convertidos en piedra.
Gráficos terribles, pero escenarios y música realmente maravillosos.
Una aventura llena de magia que por desgracia nunca pude llegar a completar.

Rayman
Antes de que llegaran los Rabbidz… Hubo una época en la que Rayman suponía un juegazo.
La primera entrega, plataformas en 2D, y en ocasiones suponía un auténtico reto. Quizás dandole la razón a los que dicen que en la actualidad los videojuegos son demasiado fáciles.
Y también una excelente demostración de imaginación sobre los mundos y los enemigos a derrotar.

Ecco the Dolphin
Este es probablemente uno de los juegos más extraños que pudiera jugar en mi infancia.
Ecco es un delfín que ve como ¿aliens? abducen a toda su familia/amigos. Es su turno entonces para rescatarles, uno a uno, recorriendo vertical y horizontalmente lo profundo del océano.
Salta obstáculos, vence a otras criaturas del mar, utiliza el eco de tus sonidos para guiarte en las profundidades… Y descubre la verdad.
Verdad que por cierto yo todavía desconozco.

 

Pequeñas joyas que ya se nos escapan casi de la memoria. Pero que sin duda, dejaron una fuerte impresión en mi mente. Y todavía tienen su lugar en mi corazoncito.

seeU!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s