Tejiendo redes libres, por Miquel Soria

Siempre me he identificado con ser una persona creativa y comprometida con ciertas luchas y batallas tanto políticas como sociales, y ambas facetas van muy ligadas la una a la otra, siendo los dos pilares de mí forma de crear y de las propias creaciones.

Pero estas dos caras tan bien allegadas pueden entrar a veces en conflictos y enfrentarse de forma directa. Y uno de los enfrentamientos más antiguos que sigo sin poder resolver del todo es el uso de una buena plataforma de trabajo online que me permita tanto el trabajo colectivo desde la red como poder acceder desde casi cualquier sitio a mis trabajos, proyectos y majaderias varias.

En este preciso momento, más de uno estará pensando: “Esa plataforma ya existe y se llama Drive”. Y tienen razón, en cierto modo. Drive es una nube de almacenamiento creada por Google que además incluye una serie de aplicaciones de ofimática que ofrecen un paquete muy cercano al clásico Office. Este servicio, como muchos de Google, es gratuito y lo adquieres en el preciso momento que te haces una cuenta de Gmail.

Presentado así parece que mí problema está solucionado: Tengo a mi alcance un servicio global, práctico y que cuenta con millones de usuarios, lo que facilita mucho el trabajo colectivo. Mi parte creativa y práctica se siente gozosa, pero mi mitad más activista siente ardores y úlceras varias.

Los motivos de esta animadversión de una conciencia crítica y activista a este servicio son muchos, pero todos confluyen en el mismo nombre: Google. Así es, damas y caballeros, Papá Google, la “empresa amiga” y “enrollada” resulta que no lo es tanto y muchos de vosotros y de vosotras ya lo sabéis. Este gigante de internet es uno de los tantos monstruos que se lucran con prácticas deshonestas y especialmente con el tráfico de información de sus confiados y queridos usuarios, y este resulta un maravilloso motivo para no confiar a su plataforma de almacenamiento cosas de alto valor profesional y personal como pueden ser proyectos creativos (entre una larga lista de otros muchos ejemplos).

Pero mi parte creativa es tan práctica que no se dejaba convencer por estos aplastantes argumentos (a veces no me entiendo ni a mí mismo) y sin una firme alternativa que ofreciera esos servicios, Drive seguía siendo la plataforma elegida para almacenar y compartir documentos y proyectos.

Y entonces apareció Open365, una plataforma desarrollada por Alex Fiestas y el equipo del escritorio virtual web eyeOS, que combina tres proyectos de software libre: la popular suite ofimática LibreOffice, la herramienta de gestión de información personal Kontact y el gestor de archivos online Seafile.

Open365 de entrada ofrece lo mismo que Drive: un espacio de almacenamiento con un paquete de aplicaciones de ofimática para editar documentos de diferentes formatos. Pero esta joven plataforma ofrece mucho más detrás. Se trata de una web totalmente libre y gratuita, muy alejada del control de Papá Google, pero además, el paquete de ofimática con el que viene funciona del mismo modo que lo hace LibreOffice, la alternativa libre y más competitiva al Office de Windows.

Open365 nos permite crear, almacenar y compartir documentos del mismo modo que Drive, pero con un elenco de opciones y herramientas dentro de cada editor mucho más amplio que la plataforma de Google.

Las opciones que te permite Drive en sus diferentes editores son muy limitadas, haciendo que el usuario se sienta siempre en una demo del Office muy poco intuitiva. Open365 funciona del mismo modo que lo hace LibreOffice desplegando sus numerosas herramientas para editar documentos. Además, su interfaz tanto en la web como en la app para Windows, Linux, Mac y Android es sencilla, bonita y muy intuitiva, lo que facilita mucho la transición de una plataforma a la otra.

Open365 se encuentra en fase beta aún aunque ya se puede usar plenamente, y precisamente ahí reside su principal problema, que se encuentra en desarrollo, pero ese es un problema que el tiempo y el trabajo de las manos que están detrás de ella se encargarán de resolver.

En resumen, Open365 supone una maravillosa alternativa libre y gratuita para huir un poco más de las garras de Google y andas corto de fondos para tus propios dominios en la red.

– – –

Miquel Soria es un escritor y entusiasta del software libre, que ha cedido sus palabras para este rincón de la red. Viralizar las alternativas libres está en las manos de todos con acciones como estas.

Para contactar y saber más de él, puedes visitar estos enlaces:

seeU!

Anuncios

Un comentario en “Tejiendo redes libres, por Miquel Soria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s