Volviendo a Patreon

Durante uno de los veranos más largos y estresantes de mi vida, estuve calibrando lo que podría ser en mi vida durante algún tiempo. Entre otras cosas, la creatividad se disparaba hasta niveles alarmantes.
Y quise incluso lanzarme a Patreon, para intentar crear algo y comprobar si realmente valía lo suficiente como para que alguien lo mecenara (aunque luego vemos crowdfundings con metas absurdas y objetivos todavía más absurdos que salen a la luz con demasiado éxito).

El caso es que aún lo planteo,  y quizás sea posible. Sigue leyendo

Anuncios

¿Demasiados creadores?

Anoche leí algo que despertó mi curiosidad:

Podemos resumirlo en una pregunta: ¿existen demasiados creadores? Sigue leyendo

¡”Estudiemos informática” en Madrid!

Esta misma semana nos llegó la noticia de que en la comunidad de Madrid se abriría un nuevo horizonte en la educación. ¿Cuál era? Algunos centros de la misma, así de una forma muy repentina, impartirán clases de programación a estudiantes de la ESO. Al principio, acogí la noticia con optimismo.

Pero como otras muchas cosas, a medida que vas conociendo más, la realidad se vuelve un poco más oscura, más pesimista. Al leer la noticia en eldiario.es, tomé varios detalles curiosos, que merecen la pena considerar.
Gracias, @soulchainer, por compartir. Así que entremos en materia.vlog puntoC Sigue leyendo

print (“I’ll be back…”)

Ha pasado poco más de un mes desde el “see u soon!” que dejé como última entrada. Montones de blogs nacerán y morirán en el un solo día, pero yo quería evitar que este muriera. Un descanso antes que un colapso. Y no solo por la salud del blog, también por motivos personales.

En primer lugar, si estás leyendo esto, mil gracias por ello. Siempre es agradable escribir para alguien, conocido o desconocido para mí.
Y ahora creo que es un buen momento para volver. Ha sido toda una hazaña ver noticias importantes, que quizás pasaban desapercibidas y podían ser conocidas a través de este sitio, y tener que dejarlas pasar dada mi despedida por Geekstorming!. Eran ideas, pero que todavía no procedía tratarlas. Sentir el impulso de escribir, y desinflarte al minuto posterior. Pero parece que ha cambiado la situación.
Creo que ahora puede ser el momento. Sigue leyendo

print (“see u soon!”)

Mantener un ritmo constante (diario, por ejemplo, como hace tiempo podía verse en este blog) es algo muy difícil. La calidad se resiente, los ánimos también. Y aunque ese ritmo ya no está en el blog, mis ánimos han desmejorado en los últimos días a un ritmo vertiginoso.

En este blog, además de para mostrar novedades, opiniones y tutoriales, fue creado para integrarme de una forma más completa en el mundo de la tecnología y la informática. Además de para mejorar mi traducción, mi redacción y exposición de determinados artículos… Un proyecto a largo plazo y de constante avance. Y aunque no me gusta entrar en lo personal en este blog, creo que esta vez lo haré solo para explicar y desahogarme.

Los bloqueos creativos se dan por muchos motivos. Pero este en particular ha sido especialmente duro. Estas mismas líneas están siendo una tortura a la hora de escribirlas. Sigue leyendo

Mi vida como practicum

Ha pasado un tiempo desde que terminé las prácticas, y he tomado un cierto descanso para reflexionar sobre lo que he vivido. Además, de poder pensar sobre ciertos consejos que me hubiera gustado recibir o recibí antes de empezar. Una experiencia totalmente diferente, que sin duda tendré que vivir de nuevo tarde o temprano.

Pero que sin duda me ha hecho crecer en muchos aspectos, con sus partes malas y sus partes buenas.

Y allá van mis consejos: Sigue leyendo

¿Hasta dónde llegar con el código abierto?

Los lectores habituales al blog, sabrán de mi afición al software gratuito y de código abierto. Considero que tiene muchas ventajas, incluso con sus problemas de estandarización e incorporación en entornos grandes. Pero tiempo al tiempo, todo llegará si es lo adecuado.

Pero no voy a tratar ese tema, de nuevo. Como se lee en el título, intento tratar un tema sobre el open source, o código abierto, que trataré con el mayor tacto posible.

¿Hasta dónde podemos llegar con el código abierto?

Para los que tengan curiosidad y no lo sepan, estas palabras implican que, en el ámbito del software por poner un ejemplo, cualquiera pueda tomar ese código. Puede tomarlo, leerlo, cambiarlo, redistribuirlo, comentarlo, buscar fallos o mejoras… Cualquier cosa.
Eso promueve la curiosidad, la perfección, la sinergia, el trabajo en equipo y el aprendizaje. Desde muchísimos puntos de vista, todo son ventajas.

Pero… ¿y si se da en otros aspectos? Sigue leyendo